HOLA

Gracias por pasarte por aquí y así aprovecho para saludarte y que conozcas un poco más sobre mí. 

Soy fan incondicional de la papelería bonita y de la lectura , ambas han sido como un hilo conductor que han estado presente en mi vida. Entre librerías y cafés con encanto puedo pasar una tarde feliz y sí añadimos sol, playa o montaña, el día se pintaría perfecto. 

LA MAGIA DE LA PAPELERÍA BONITA

Un día buscando un regalo diferente para una amiga descubrí el scrapbooking. Eso fue en el 2016, aunque antes ya de manera esporádica hacía pequeños diseños sin saber que a eso se llamaba scrapbooking. 

El scrapbooking me abrió la puerta maravillosa de la creatividad. Luego llegó el método Bullet Journal como sistema de organización y eso me llevó al lettering, que aunque puedan parecer cosas distintas, existe relación entre ellas.

Poco a poco mi vida había comenzando a dar un nuevo giro y anejándome de lo que hasta ese momento había sido mi entorno laboral, el periodismo, la comunicación institucional y los medios de comunicación. A este cambio se agregaron otros factores externos, pero esa es otra historia.

MI ORGANIZACIÓN CON BULLET JOURNAL

Mi libreta con el método Bullet Journal, se ha convertido en un apoyo fundamental ya que con ella me ayudo para organizar y planificar mi vida. Esos encuentros íntimos entre mi agenda y yo, se traducen en calma y

serenidad para aterrizar en el barullo de ideas que rondan en mi cabeza y alejarme de las distracciones externas que me restan concentración. 

Mis agendas (o libretas como les llaman en varios países) han sido más que una herramienta de organización y planificación, ya que en ellas he podido echar a volar mi creatividad y practicar la escritura bonita.

Mi colección favorita del método Bullet Journal es el Agradecimiento. Llevar un registro diario de los momentos bonitos del día es una forma de gratitud, un gesto de felicidad y un buen ejercicio para observar con los ojos del corazón.

May flamenco

MI LUGAR FELIZ

En mi estudio paso mucho tiempo. No sé cuántas veces he cambiado las cosas de sitio. He llegado a la conclusión que ese constante movimiento me mantiene activa y creativa. No me conformo con ver las cosas igual por mucho tiempo. Siempre estoy pensando en nuevas maneras de hacer mi espacio más práctico y funcional. 

En esoos escasos metros cuadrados de mi estudio, es donde escribo, diseño y hago mis proyectos de scrapbooking, diseño gráfico y escritura. ¡Menuda combinación! Pero es así. 

Mi estilo en scrapbooking es simple y sencillo, en el que destaco la fotografía y una buena narrativa que cuente mi historia personal. No soy fan de estructuras muy elaboradas, a pesar que ahora la tendencia diga todo lo contrario. 

TRES COSAS MÁS SOBRE MÍ

Mis mañanas comienzan con una deliciosa taza de café un poquito largo, más bien americano y sin azúcar, caliente o frío da igual. Es mi primer momento del día.

Amo las cajas, más de alguna la conservo desde mi niñez y es que en las películas o series de televisión, las cosas más bonitas o misteriosas aparecen siempre dentro de una. 

En casa siempre he tenido un estudio, a veces ha sido tan pequeñito que compartía espacio con una parte del armario. El que tengo ahora no sé si llamarle scraproom o estudio a secas. Como ves, está decorado en tonos rosa.

Soy consciente que vivimos tiempos muy difíciles, de cambios,  muchas restricciones y distancias. Las ausencias nos pesan como si cada uno llevará el mundo sobre sus espaldas. 

Aún en medio de esa realidad hay esperanza. Soy una persona normal, con sus altas y sus bajas, con sus alegrías y sus tristezas, con sus perdidas y ausencias (que ya son muchas en mi vida), pero eso no significa vivir atormentado, triste o apagado.

Trato de encontrar siempre ese lado amable de las cosas, pero sin caer en ingenuidad. La realidad por dura que sea, es mejor que una mentira disfrazada de algodón de azúcar. 

Creo en el trabajo duro y constante, como ha sido toda mi vida laboral ya que nada se me ha dado de gratis. Pero si tengo que echar una mano, ayudar a alguien y apoyar en lo que pueda, cuenta con ello que ahí estaré.

Un emprendimiento como el que estoy haciendo no es fácil de mantener, requiere mucho sacrificio y dejar comprar otras cosas o viajar, para tener materiales y herramientas, pero lo hago con gusto y no me pesa porque eso me da felicidad y me realiza como mujer. 

No puedo decir que me gano la vida así porque la artesanía y lo hecho a mano, no es para hacerse millonario y muy pocos la valoran, por ello agradeceré un pequeño gesto de parte tuya y es que me apoyes, leyendo mis post, viendo mis vídeos en Youtube y mis publicaciones en Instagram.

Si quieres encontrarme y seguirme por las redes sociales, ¡hazlo! Aquí tienes algunos enlaces que te llevarán a lugares a los que quizá no necesites ir, pero que por cierto, ¡podría ser divertido! Haz clic en cada pie de foto para ver más.

Nota: Mi apellido Flamenco no tiene nada que ver con el baile, los cantaores, la moda ni con la cultura en torno a ello. Esa ha sido mi eterna lucha con Google.

Muchas gracias por acompañarme en esta aventura creativa y de organización y sí, también por leer hasta este último párrafo.