Carmen terminó de diseñar su Bullet Journal y estaba pletórica de felicidad. Había creado muchas colecciones y escrito una lista de buenos propósitos que incluía, retomar sus clases de inglés, caminar todos los días durante una hora, dejar de fumar, no comer caramelos entre las comidas, perder unos cuantos kilos y pasar más tiempo con su familia. El entusiasmo inicial terminó en febrero y eso dio paso a la frustración. Esta historia sucedió el año pasado, pero no es un caso aislado. ¿Qué es lo que falló?

Estoy comenzando el sexto año con el método Bullet Journal y tal como lo conté a finales del 2017, para mí fue todo un descubrimiento y significó un cambio radical en mi vida. Me encantó el sistema pero lo he modificado con el tiempo para hacerlo más mío.

Hoy diseño mis libretas con pocas colecciones, pero al principio cometí el error de añadirle muchas, también las llevo decoradas, aunque el método no obliga a ello y lo hago para estimular mi creatividad y por motivación. Ryder Carroll, el creador de este método, solo utiliza una libreta, sin decoración, y un bolígrafo.

Empieza tu Bullet Journal aunque no seas artista

Hace poco en una reunión de trabajo, estaba sentada al lado de una empresaria, quien me preguntó si podía hojear mi Bullet Journal. Cuando lo vio me dio la típica respuesta que ya he escuchado antes, «es una agenda bonita pero no va conmigo»; «eso es muy complicado»; «no soy artista» o «no dispongo de tanto tiempo, ni paciencia». Es triste escuchar eso.

No te dejes llevar por lo que salta a simple vista, el método Bullet Journal va mas allá de la decoración. Lo importante es el contenido, no la presentación, como dice Carroll.

Un Bullet Journal o cualquier otra agenda, necesita que le dediques tiempo, que escribas en ella y que revises el cumplimiento de lo anotado. Por tanto, si dejas fuera el tema del diseño y asumes el compromiso personal de dedicarle unos minutos al día, puedes llevar este método sin problema.

Uno de los aspectos positivos que tiene el método, es que puedes comenzar cuando tú quieras, pero hay tres momentos ideales:

  • Al comenzar un nuevo año.
  • El primer día de un mes cualquiera.
  • En septiembre, cuando se inicia el nuevo curso.

Como estamos iniciando un nuevo año, hoy es el momento perfecto. Si estás comenzando, prueba el método durante unos tres o cuatro meses consecutivos para ver si te gusta (y estoy segura que te encantará).  Verás que pronto ganas en concentración, en paz mental, introspección y te alejará de los dispositivos digitales temporalmente.

Las mejores colecciones para comenzar con tu Bullet Journal

Voy a dedicar unos minutos para hablarte de las colecciones ya que son uno de los pilares fundamentales del método.

Las colecciones se dividen en temporales o permanentes y son las diferentes secciones o divisiones de contenido que hacemos en una libreta. Entre las más frecuentes están el registro futuro, el registro mensual, hábitos, registro diario y el índice.

Las colecciones no funcionan como una camisa de fuerza. Nadie lleva las mismas. La personalización es uno de los grandes secretos del método Bullet Journal. Tu tienes la libertad de quitar o añadir colecciones según tu gusto, estilo de vida, necesidades u objetivos.

Sin embargo, déjame decirte que si bien es cierto el método es muy abierto y puedes llevar las colecciones que quieras, hay 3 que son fundamentales: 

  • El registro mensual: tu planificación del mes en curso. 
  • El registro futuro: tu planificación del año en un calendario anual.
  • El registro diario: tu planning de actividades diarias.  
  • (El método también sugiere el índice y los códigos o viñetas).

Al tener la posibilidad de añadir tantas colecciones como queramos, resulta que esa ventaja es también un inconveniente. Uno de los errores más frecuentes, que yo también cometí al principio, es pretender llevar un montón de colecciones a la vez. Es aquí donde mucha gente deja el método porque se atasca y la libreta termina en fondo de un cajón. 

Se nos olvida que cada colección o sección implica dedicarle tiempo para planificar, escribir, ejecutar, revisar o reprogramar. Si por ejemplo creaste 20 colecciones, con el paso del tiempo puedes verte superada y entrar en una espiral de frustración e impotencia al ver que no cumples con todo lo que anotaste y es cuando se puede terminar abandonando el método.

Carmen, la chica de la que hablé al principio de este post, cometió dos fallos: saturar su agenda de colecciones con actividades que deseaba realizar, pero que no pudo cumplir y crear una lista con muchos propósitos. Cada objetivo, actividad, tarea, cita, nota o pensamiento que escribimos implica tiempo. Por eso es importante ser realistas.

Lecturas recomendadas mejorar el contenido de tu Bullet Journal 

El método Bullet Journal nos plantea el reto de echar una vista atrás, (examinar tu pasado) para analizarnos a nosotros mismos y sobre esa base plantearnos el hoy, (ordenar tu presente) y con la vista puesta en los resultados que esperamos cumplir, (diseñar el futuro). 

Puesto así, nuestra libreta se convierte en la herramienta que nos ayudará a cumplir aquello que queremos lograr. Al definir bien los objetivos y crear las colecciones que necesitamos para cumplir ese objetivo, resulta más fácil llegar a la meta.

A continuación quiero compartirte tres libros que me han parecido de una exquisitez total y que estoy segura te ayudarán a encontrar ese punto de equilibrio entre tus objetivos, hábitos y las colecciones que quieras llevar en tu agenda. 

el metodo bullet journal
El método Bullet Journal. Examina tu pasado. Ordena tu presente. Diseña tu futuro. Autor: Ryder Carroll.
Sin duda, no hay mejor forma para comenzar con este sistema que leyendo el libro escrito por el propio creador del método, Ryder Carroll. Es un libro que se convierte en un fondo de biblioteca indispensable para quienes llevamos el método y con el tiempo se vuelve en una lectura recurrente ya que siempre hay algo más que aprender. Carroll te lleva paso a paso en el diseño de tu libreta, además define conceptos, comparte la experiencia de usuarios por el mundo y echa mano de doodles o dibujos para hacer su explicación más visual.
Pincha aquí para que leas la reseña que hice del libro.
Organízate con eficacia (Getting Things Done) Autor: David. Allen.
Este libro parte de la premisa que nuestra productividad está relacionada con nuestra capacidad para relajarnos y que solo cuando pensamos con claridad y nuestros pensamientos están organizados, podemos desarrollar todo nuestro potencial. El libro me encantó y me dio muchos tips, pero he de decirte que no es una lectura para leerse en dos días. Tiene 343 páginas y para asimilar su contenido e ir poniendo en práctica lo que sugiere, hay que ir poco a poco. Aquí encontrarás cuestiones básicas de cómo organizar tu escritorio, ubicar las herramientas de trabajo sobre la mesa y otras de productividad y de como crear tu propio flujo de trabajo. 
Hábitos atómicos. Cambios pequeños. Resultados extraordinarios. Autor: James Clear.
Si aún no tienes claro cuáles son las colecciones o los hábitos que puedes incorporar a tu vida, este libro es un imprescindible para ti. Aquí el autor da recomendaciones de cómo incorporar pequeños cambios de vida aplicando la fórmula de, haré (conducta), a (tiempo), en (lugar), para provocar esos cambios. Sostiene que es importante crear un espacio para una sola y única actividad. Por ejemplo, una mesa para comer, un escritorio para trabajar, una silla para leer o un sofá solo para ver la tele, no para estudiar ni leer.Su mantra es: «Un solo lugar, un solo uso», no importa que vivas en un pisito de 30 metros cuadrados. 

Si tienes que decidirte por uno o crearte una pequeña lista de lectura en orden de prioridad, te sugiero que comiences por el de Ryder Carroll.

¿Qué lograrás con estas recomendaciones bibliográficas?

  • Diseñar una agenda Bullet Journal acorde a tus objetivos y necesidades. 
  • Evitar saturarte de contenido que luego no podrás cumplir y que eso te genere ansiedad y frustración. 
  • Crearte buenos hábitos duraderos en el tiempo y satisfactorios que lleven a un cambio en tu vida. 
  • Aprovechar mejor tu tiempo y reducir el estrés.
  • Disfrutar de la organización creativa y del gusto de tener una libreta totalmente personalizada según tus objetivos, tareas y necesidades. 
  • Ser más productivo. 

La reflexión previa antes de empezar tu Bullet Journal y la ayuda de buenos libros, son el mejor comienzo para que terminar como Carmen, tirando la toalla en febrero.  Definir bien nuestras metas, escribirlas de forma realista y medirlas, es parte de cualquier proceso de planificación y organización y método Bullet Journal no escapa a ello.

Una última reflexión que quiero compartirte es la de un anciano muy sabio que una vez me dijo: «el Año Nuevo es igual que el año pasado, ya que cambiar de número no es lo mismo que cambiar de conducta. Será no solo necesario, sino imprescindible cambiar muchas, para se noten algunas.»

El comienzo de un nuevo año es un buen momento para comenzar con algún cambio, ¿no te parece?

¡Feliz 2022 y feliz Bullet Journal!